FACUA se suma a una campaña que pide la reducción drástica de estancos y máquinas de tabaco en España

La asociación es una de las 127 asociaciones sanitarias, de derechos civiles y de consumidores que se han adherido a la iniciativa promovida por Nofumadores.

FACUA se suma a una campaña que pide la reducción drástica de estancos y máquinas de tabaco en España
Imagen: María José López (Europa Press).

FACUA-Consumidores en Acción se ha sumado al más de un centenar de asociaciones sanitarias, de derechos civiles y consumidores, tanto nacionales como internacionales, que han mostrado su rechazo al anuncio de Hacienda de conceder más de 200 nuevas licencias para abrir estancos. A través de una carta, exigen al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la disminución de los puntos de venta de tabaco y máquinas expendedoras, medida ya reivindicada en la Declaración del Fin del Tabaquismo en España Endgame 2030.

Las asociaciones denuncian en este comunicado que, con la apertura de nuevos estancos, España será incapaz de cumplir el objetivo de la reducción del cáncer para 2030 acordado por la UE, además de ir en contra del espíritu de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.

Esta plataforma de 127 asociaciones, promovida por Nofumadores, los Comités Nacionales para la prevención del Tabaquismo tanto de España (Cnpt) como de Francia (Cnct), la Unidad de Control de Tabaco del Instituto Catalán de Oncología (Ico) - Centro Colaborador de la OMS para el Control del Tabaco, la Red Europea para la Prevención del Tabaquismo (Ensp) y Action on Smoking and Health (Ash), exige que se anule la convocatoria de subasta pública de nuevas expendedurías de tabaco.

No renovar licencias de estancos próximos a parques y centros escolares

Además, el sector de control de tabaco demanda que no se renueven las licencias de estancos que expiran a los 25 años que no sean imprescindibles, especialmente aquellas cercanas a centros escolares y parques infantiles. También se pide que el Gobierno ponga en marcha a la mayor brevedad el Plan Integral de Tabaquismo 2021-2025, así como la modificación legislativa de la ley 28/2005 de Prevención del Tabaquismo.

En esta misiva, los firmantes acusan al Gobierno de que tanto la paralización del Plan Integral de Tabaquismo como el aumento indiscriminado de estancos y máquinas expendedoras benefician a la industria tabaquera en contra de los intereses de los ciudadanos españoles y europeos.

Los especialistas recuerdan que España se encuentra en el puesto 54 sobre 96 en el índice internacional de interferencia de la industria del tabaco. La presidenta de Nofumadores, Raquel Fernández Megina, recalca que "todo esto nos hace sospechar que estas decisiones son el fruto de presiones que el Gobierno recibe de la industria tabaquera, ya sea de forma directa o a travésde las CCAA, como Extremadura y Canarias, donde la industria es muy potente tanto por elcultivo como por la manufactura del tabaco y existe una gran cercanía con la clase política".

Nofumadores ha señalado que el Gobierno tiene el deber de reportar y desclasificar los contactos con la industria tabaquera pues repercute de manera directa en cómo se va a conformar nuestra sociedad el próximo cuarto de siglo.

Las asociaciones de control de tabaco también exigen al Gobierno el cumplimiento de la Declaración de Madrid-2018 por la Salud y para al Avance de la Regulación del Tabaco en España, donde se aborda la necesidad de aumentar los impuestos de los productos del tabaco y la nicotina, y la armonización de precios con Francia, así como limitar la publicidad del tabaco en los puntos de venta para disminuir de forma significativa y paulatina la prevalencia del tabaquismo, prevenir la entrada de adolescentes en esta adicción, a la vez que se mantenga la recaudación por los impuestos.

La carta remitida a presidencia del Gobierno, con copia a la Ministra de Hacienda, critica la extrema concentración de expendedurías de tabaco en la frontera con Francia donde se acumulan 50 estancos por cada 10.000 habitantes (cuando en el resto del país es de cuatro por 10.000). España está inundando Francia de tabaco barato y generando una economía sumergida de personas que cruzan la frontera para revender el tabaco comprado en España, convirtiendo a nuestro país en una especie de "traficante de tabaco".

Ya somos 251.595