Vodafone le cobró durante dos años por líneas que no contrató: FACUA logra que le devuelvan 1.566 euros

La compañía de telecomunicaciones le daba como solución ir descontando en las siguientes facturas el dinero que le había cobrado de manera fraudulenta desde agosto de 2020.

Vodafone le cobró durante dos años por líneas que no contrató: FACUA logra que le devuelvan 1.566 euros

FACUA Cádiz ha conseguido que Vodafone devuelva a una socia los 1.566 euros que le habían cobrado por un pack con dos líneas móviles que no había contratado y que le cargaron mensualmente, sin que ella lo supiese, durante casi dos años.

María A.P. tenía contratado con esta compañía telefónica un pack convergente con el teléfono fijo de casa, fibra óptica, servicio de televisión y dos líneas móviles. Fue el pasado mes de junio cuando esta vecina de San Fernando se percató, al consultar su cuenta bancaria, de que Vodafone le estaba cargando las facturas de un segundo contrato en el que aparecían asociadas dos líneas más.

Tras analizar los movimientos de su cuenta en los últimos meses, se cercioró de que esta segunda cuota de Vodafone se le venía cobrando desde agosto de 2020. Uno de los packs lo cargaban a mediados de cada mes y el otro, a finales. En resumen, casi dos años pagando por un servicio que ella no había contratado, y del cuál no sabía nada porque nunca había recibido ninguna factura.

"Han sido dos años en los que he tenido dos trabajos y literalmente es que no tenía tiempo ni de mirar la cuenta del banco. Del pack que tenía contratado sí me llegaba la factura cada mes y controlaba el gasto, pero del otro que me habían asociado no me mandaban nada", cuenta al otro lado del teléfono.

Los cargos oscilaban entre los 53 y los 62 euros

María llamó inmediatamente al Servicio de Atención al Cliente de Vodafone, donde le informaron de la existencia de este segundo contrato asociado a su cuenta, llegándole incluso a reconocer que eran líneas contratadas fraudulentamente.

"Me dijeron que estas dos líneas las había dado de alta una empresa ubicada en Boadilla del Monte. Yo no he estado en Boadilla del Monte en mi vida. Estos números obviamente no se habían usado nunca, ni había contrato, ni nada", relata la afectada.

El importe de estas facturas oscilaba entre los 53 y los 62 euros. Por lo tanto, la suma total de dinero que se le había cobrado desde agosto de 2020, en relación a este contrato, superaba los 1.500 euros.

Vodafone le sugirió ir descontando dinero en sus futuras facturas

Tras plantearle el problema, la compañía de telecomunicaciones llegó incluso a poner en duda el que ella no hubiese dado de alta esas líneas. Después, como solución, le ofrecieron ir descontando en las próximas facturas la cantidad que le habían cargado de manera fraudulenta.

"Al principio fui de la manera más amistosa posible, pero tras su respuesta ya les dije que de descontar en la factura nada. O me hacían el reembolso completo o me planteaba incluso llevarlos a tribunales", explica María.

El artículo 62 de la Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias recoje que "en la contratación con consumidores y usuarios debe constar de forma inequívoca su voluntad de contratar", algo que no ocurrió en este caso.

Asimismo, el artículo 66 de esta misma norma señala que al consumidor "no podrá reclamársele pago alguno por parte del empresario que envió el bien o suministró el servicio no solicitado".

Reclama a través de FACUA Cádiz

Fue entonces cuando María decidió acudir a FACUA Cádiz para denunciar lo que había ocurrido. El equipo jurídico de la asociación redactó y remitió a Vodafone un escrito de reclamación donde se pedía que acreditasen documentalmente la contratación de estas líneas por parte de su socia o, por el contrario, anulase el contrato y le devolviese la totalidad de los importes facturados.

Tras pasar un mes y no haber obtenido respuesta de la compañía, FACUA Cádiz presentó en julio una reclamación ante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Apenas tres días después de tramitar esta reclamación, la asociación recibió un escrito de la Unidad de Servicio al Cliente de Vodafone donde se informaba de la cancelación del contrato asociado a las dos líneas fraudulentas para que no le cobrasen más facturas a la afectada.

Del mismo modo, en la misiva también comunicaban a María que habían recalculado las cuotas de este contrato fraudulento desde julio de 2020 a julio de 2022, procediendo a abonar en su cuenta un total de 1.566,13 euros por estos cargos que le habían hecho durante los dos últimos años.

"La verdad es que no me esperaba que la devolución fuese a ser tan rápida. Pasaron un par de meses desde que reclamamos hasta que me reembolsaron el dinero", señala la afectada, quien ha mostrado su satisfacción con el trato y la gestión realizada por FACUA Cádiz.

Ante la gravedad de los hechos, la asociación ha interpuesto sendas denuncias ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) al objeto de que apliquen sanciones económicas a Vodafone por el alta y el tratamiento de datos no autorizados de la usuaria.

Ya somos 249.588